La campaña de vacunación contra la gripe de este año ha comenzado con el fin de mitigar las posibilidades de contagio, y de que se convierta en una pandemia al tratarse de una enfermedad vírica. El contagio es sencillo, con hablar, toser, estornudar, podemos llegar a contagiarnos de la gripe.

Y cuando hablamos de gripe, no debemos confundirla con un resfriado. Los síntomas de la gripe producen fiebre alta, dolor de cabeza, malestar general, dolor muscular y articular. Síntomas que se pueden paliar con medicación pero que hay que pasar, por ello la vacunación tiene especial importancia.

¿Y si no me vacuno de la gripe?

La gripe como enfermedad tiene sus riesgos porque sus síntomas pueden incluso llegar a ser mortales en grupos vulnerables como niños pequeños, mayores de 65 años, embarazadas, pacientes crónicos o con enfermedades cardíacas, pulmonares o inmunodeprimidos. Los conocidos como grupos de riesgo que con la vacunación consiguen un efecto protector tanto para el vacunado como para su entorno.

No obstante, su prevención podemos realizarla todos con sencillas pautas como el lavado de manos frecuente, mantener una cierta distancia al toser o hablar, abrigarse adecuadamente, ventilar muy bien las estancias y evitar los excesos de calefacción.

Ante cualquier síntoma o duda ponte en contacto con tu médico o farmacéutico en Madrid