Aunque todos por conocimientos y campañas somos conscientes del peligro del sol para la piel, los datos reflejan que en los últimos cuatro años se ha producido un incremento del 38% de los casos de cáncer en la piel según la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV)

Para mayor concienciación, debemos conocer el riesgo al que nos enfrentamos, por ello vamos a conocer la diferencia entre los dos tipos en los que se dividen las radiaciones ultravioleta:

  • UVA:Son los que provocan en el bronceado inmediato pero con una duración corta. En la piel penetran hasta las capas más profundas de la dermis, provocando arrugas, manchas, falta de elasticidad, o enfermedades como el cáncer.
  • UVB: Penetran menos que los UVA, y la adquisición de bronceado es más lenta. Es indispensables para la síntesis de vitamina Dy se filtran fácilmente con gafas, ropa y filtros solares. Una exposición prolongada puede dañar la cornea y provocar zonas enrojecidas, despellejamiento, dolor…

AsÍ, para proteger la piel frente a ambas, el producto principal que debemos usar es el protector solar que se clasifican según el número de factor. Mínimo se recomienda un producto de SPF30 para estar protegidos en la ciudad, siempre que este sea protector solar de amplio espectro, y de mayor factor si nos encontramos al aire libre en zonas de playa o montaña. Y recuerda que ante cualquier duda, nuestro equipo de farmacéuticos en Madrid estará encantado de atenderte.