El día de Halloween se caracteriza por el uso de maquillajes creativos y muy recargados que en ocasiones no solo llegan a cubrir el rostro sino otras partes de la piel. El uso de productos nuevos suele habitual por lo que antes de usarlos debemos de tener en cuenta una serie de consejos para no perjudicar la salud de nuestra piel:

Maquillaje especializado: Si no quieres acabar sufriendo rojeces, ronchones o picores, entre otras patologías. No te arriesgues con el maquillaje de bazares y compra productos de calidad que estén probados que no dañan la piel a causa de sus componentes.

Prueba antes de usarlos: Para evitar alergias y que la noche de Halloween se convierta en un momento terrorífico, es aconsejable probar los productos días antes. Sobre todo si además del maquillaje vas aplicar productos adicionales como  látex, para simular heridas.

Hidratación: Sombras, corrector, pigmentos, bases… para no perjudicar a la piel con tal cantidad de maquillaje, a la que no estará acostumbrada, es necesario aplicar una crema hidratante y convenientemente una pre-base.

Limpieza: Para eliminar el maquillaje sin dañar la piel frotando de forma brusca. Aplica un aceite corporal antes de bañarte, enjuágate con agua y aplica gel removiendo los restos de forma circular con una esponja.

Y recuerda que ante cualquier reacción en la piel, puedes acudir a tu farmacéutico de confianza en Madrid para frenarla.