Dejar de fumar puede ser duro, pero realmente beneficioso para nuestra salud, sobre todo para los pulmones que son los que más se resienten por el tabaco.

Cuando se inhala el humo del tabaco cientos de sustancias químicas irritan e inflaman el tejido pulmonar, sin embargo al dejar de fumar, algunas de esas inflamaciones pueden revertirse a corto plazo. En días o semanas podrías notar que respiras mejor al hacer ejercicio. Las causas de esto no se conocen exactamente, pero se cree que es por la disminución de la cantidad de monóxido de carbono en sangre.

Y aunque es cierto que cuando se deja de fumar se empieza a toser más, los expertos señalan que es una buena señal, ¿por qué? muy sencillo, esas continuadas toses significan que las células de limpieza del pulmón se han activado de nuevo. Cuando esto ocurre, los finos pelos del pulmón tienen muchas secreciones y mucosidad que expulsar por la garganta y por ello se tose con mayor frecuencia.

Pero, además de mejorar la capacidad respiratoria al dejar el tabaco, el otro beneficio que presenta es la reducción de riesgo de padecer cáncer de pulmón, puesto que cuanto más tiempo se pase sin fumar, menores son las posibilidades de tenerlo. De hecho, se ha comprobado que 10 años después de dejar de fumar las probabilidades se sufrir cáncer de pulmón es aproximadamente la mitad que las de una persona fumadora.

En nuestra farmacia en Madrid, queremos ayudarte en tu nuevo propósito de dejar de fumar, por ello ponemos a tu disposición diferentes productos que te ayuden a conseguir tu objetivo. Ven a C/ Francisco Silvela 36  e infórmate.